Qué dicen de nosotros

Qué dicen de nosotros

Lavapiés, laboratorio vecinal. Los Porfiados: un espacio diáfano donde disfrutar de cocina casera a buen precio.

La guía del OcioEl País

Con acento argentino, este local se autodefine como una casa de comidas. Y realmente lo es, porque dan comida y sobretodo, te sientes como en casa. El sitio es muy amplio y está decorado con un toque vintage, pero sin demasiados modernismos. La carta es pequeña, pero no falta la buena carne (se nota el toque argentino), las cremas caseras, las empanadas, y mucha verdura con hamburguesa vegetal y ensaladas, así que si hay un vegetariano en el grupo, este puede ser vuestro sitio. Además, tienen una selección de tartas caseras con las que suspiramos desde aquí.

Local de techos altos, altísimos, cálido y cómodo, bonito y luminoso, uno de esos lugares en los que uno se siente inmediatamente a gusto: Los Porfiados es perfecto para tomar unos tés o merendar, para cenar o comer los fines de semana… y sí, todo ello junto a tu SrPerro puesto que aquí son bienvenidos. ¿Y qué se come en Los Porfiados – Comida hecha a mano, como reza su lema? Pues espléndidas hamburguesas y sopa de cebolla, ensaladas y tartas caseras pero el plato estrella, sin duda, es su Matambre ‘Los Porfiados’, una delicia argentina para carnívoros: carne tiernizada, pimientos, mozzarella, cebolla caremelizada, albahaca fresca y patatas provenzal. Casi nada.

Sr. PerroSr. Perro

Los mejores bares y restaurantes de Madrid para ir a la salida del teatro

El MundoEl Mundo

En el corazón de Lavapiés, tres argentinos y un catalán llevan un restaurante perfecto para una cita romántica y bohemia. Muebles recuperados, paredes bellamente desconchadas, luz ténue y una carta para todos los paladares –y extraordinariamente barata– convencerán a ese amante con ínfulas de ser poeta o trompetista de jazz.

JORDI LUQUEEl Comidista

Los Porfiados son cuatro, tres argentinos y un catalán -Santiago Echegaray, Victoria Facio, Fernando Nigro y Oriol Comas- que se hicieron amigos en Madrid. Juntos recuperaron este local, convirtiéndolo en una sala espaciosa, con una estética bohemia y muy acogedora a base de muebles que también han sido rescatados hasta de sus propias casas, de familiares y amigos.

Todo en Los Porfiados respira ese ambiente de trabajo y resistencia, desde la llamativa mesa roja en la que Uri desayunó todos los días de su infancia y ahora sostiene milanesas y charlas, hasta los muebles que encontraron varados de los antiguos dueños y restauraron con esmero.

Más opiniones

Lavapiés y su diversidad cultural es el sitio idóneo para acoger a un restaurante como “Los Porfiados”. Un lugar que nació de la asociación cultural La Bagatela y que tras una evolución se ha transformado en uno de los locales más solicitados de la capital. Su fama crece por días, y es tal que para poder obtener una mesa los fines de semana es irremediable reservar con antelación; ya que sino no se os asegura poder disfrutar de su fantástica cocina.

Cuatro son los miembros que forman la idea de este lugar; de los cuales tres de ellos son argentinos. Y por esas raíces argentinas le viene el nombre a “Los Porfiados”, ya que se trata de una expresión de este país Sudamericano que hace referencia a la “insistencia de una acción para el logro de un intento en que se halla la resistencia”.

El camino de estos emprendedores empezó a escasos metros del restaurante; en el espacio cultural La Bagatela que daba mucha vida al barrio con diversas actividades culturales. Ellos siempre habían querido montar un restaurante y decidieron transformar el local contiguo en un lugar bohemio y con alma, en el que la gente se sintiera bien. Una decoración acogedora con todo tipo de mesas de diversos tamaños y materiales, las cuales están bañadas por iluminación artificial y natural procedente de grandes ventanales; hacen que cuando uno entre por la puerta sepa que ha aparecido en un lugar que enamora. Una decoración llena de detalles y objetos colocados de manera muy estratégica, hacen que cada vez que uno los visite siempre haya algo que sorprenda.

Pero no solo la decoración atrae, ya que el trato de sus dueños es fantástico. Siempre con una sonrisa y un buen consejo sobre lo que ofrecen, hacen que el tiempo que uno se encuentra en este restaurante sea gratificante. En ningún momento uno se siente desatendido y siempre van a aconsejar bien sobre sus platos.

Su carta no es excesivamente extensa, pero es variada y de enorme calidad. Una comida casera hecha con productos frescos y de mercado, sin pretensiones y a unos precios fantásticos, hacen que la combinación sea perfecta. Como reza su eslogan: “una comida hecha a mano”. Uno puede escudriñar entre sus diversos platos una comida internacional donde puede encontrar desde la deliciosa sopa de cebolla, hasta fish and chips, pasando por cortes de carne argentinos en los que dejan patente las raíces de sus dueños.

Nosotros hemos ido varias veces y siempre hemos salidos encantados con la comida; la cual es abundante y de gran calidad. Sus ensaladas con mezclas variadas como higos, queso y frutos secos no defraudaran a nadie. Por supuesto sus empanadillas llevan toda la esencia de Argentina y son indispensables de pedir.

Son entrantes que nosotros hemos disfrutado, al igual que la fantástica sopa de cebolla que en época de frío tanto se agradece. Como platos fuertes uno puede degustar pizzas o sus deliciosas hamburguesas (tienen incluso una de lentejas que sorprende). Pero su sublime milanesa no se debe dejar pasar y es tremendamente recomendable. Aunque si alguien prefiere decantarse por el pescado tiene su curioso fish and chip o su Tataki de atún que no deja indiferente. Como postres uno cuenta con cierta diversidad en tartas. Pero si uno quiere acabar redonda la velada debe probar la tarta de dulce de leche; es deliciosa (aunque la de chocolate supera también con nota).

No obstante, si alguien no desea comer y solo le apetece picotear entre horas, cuenta también con una buena selección de tostas, además de cervezas artesanales y vinos que harán el disfrute de cualquier entendido. Sin lugar a dudas “Los Porfiados” es uno de los locales más recomendables de Lavapiés que está pisando fuerte. Su carta no extensa pero llena de personalidad y calidad; acompañada de unos precios fantásticos hacen que tengan un éxito asegurado durante mucho tiempo.

Un espacio cuidado al detalle y amplio donde se puede comer tanto en pareja como en grupos numerosos hacen que las opciones sean muy diversas. Y el trato de sus dueños solo te produce querer volver pronto para poder disfrutar otra vez de un tiempo en ese lugar.

Nosotros ya lo hemos hecho varias veces, y recomendamos que os paséis por este lugar entrañable y lleno de alma que hará que le encontréis un rincón entre vuestros lugares predilectos para comer.

Madrid Gourmet & travel

Restaurante situado en la cuesta de la calle Buenavista de Lavapiés, que ha conseguido conectar con el público del barrio; las veces que hemos ido en fin de semana siempre estaba lleno.

Detrás de este amplio local hay cuatro cabezas pensantes, tres de ellas argentinas, lo que se deja ver en muchos de los platos de su carta. Una carta corta y sencilla a base de ensaladas, hamburguesas, quiche, empanadas argentinas, o sus típicas milanesa napolitana y entraña de ternera, entre otros.

El espacio es bastante amplio y se agradece mucho la separación entre las mesas y la reforma que hicieron para conseguir que fuera más luminoso. La decoración y el ambiente informal está en consonancia con el carácter bohemio de este proyecto y de los 4 jóvenes que lo han sacado adelante.

Entre semana solo abren para las cenas desde las 19.00, pero en fin de semana también puedes ir a comer o simplemente a tomar un café y una de sus tartas caseras por la tarde.

Lookinfood

Vinimos a Los Porfiados porque nos habían hablado maravillas, y es que en los poco más de 4 meses que lleva abierto este restaurante en pleno corazón de Lavapiés ya ha conquistado a algunos de nuestros mejores amigos. Nada más entrar supimos que estaría en nuestro inventario: un ambiente distendido y amable, comida sencilla y sin pretensiones pero riquísima, y el local, que llevaba meses abandonado y al que han conseguido dar una nueva vida con poco presupuesto y mucho ingenio.

Su curioso nombre, los porfiados, es una expresión muy usada en argentina que hace referencia a la “insistencia de una acción para el logro de un intento en que se halla resistencia”, y conociendo la historia de los cuatro socios que lo regentan, no podían haber elegido un nombre mejor. En realidad todo empezó a escasos metros del restaurante, justo en el local contiguo, en el espacio cultural La Bagatela, un lugar que da mucha vida al barrio donde organizan todo tipo de actividades, desde talleres de música, costura, yoga o infantiles a teatro o conciertos. Los cuatro socios -Uri, Fer, Santi y Viki- venían trabajando en esta asociación desde hace tiempo y siempre habían querido montar un restaurante, así que cuando vieron que el local de al lado se quedaba vacío no dudaron en poner cuerpo y alma para transformar un espacio desangelado en el restaurante más acogedor de Lavapiés. Su ilusión, esfuerzo y buen hacer se respira en el ambiente desde el momento en que cruzas su puerta.

Pero lo importante es lo que sirven en el plato. Su cocina es casera, sencilla y sin pretensiones, hecha a mano y con mucho mimo. Tres de los cuatro socios son de origen argentino y se nota en la carta: matambre de vacuno, milanesas o empanadas argentinas. Esta vez pedimos la hamburguesa y no exageramos al decir que es de las mejores que hemos probado en Madrid. Los postres tampoco tienen desperdicio, así que acordaos de guardar un hueco para el final…

El local es grande pero acogedor, tiene todo tipo de mesas para dos, cuatro y ocho personas (una redonda que es nuestra favorita, junto a la ventana) y al fondo un espacio inundado de luz con varias mesas para dos y una enorme, de madera antigua, donde dan ganas de quedarse a vivir. Este espacio también es genial para comidas y cenas de grupo (hasta veinte personas).

Volveremos a menudo y seguro que vosotros también. 100% recomendado.

Madrid y yo

La zona de Antón Martín en Madrid es otra de las zonas que esta sufriendo grandes cambios y desde hace un año aproximadamente están empezando a abrir pequeños locales y cafeterías con encanto que están dando un nuevo brío a esta zona a medio camino entre Lavapies y Santa Ana.

Los Porfiados es un pequeño local ubicado en la Calle BuenaVista número 18, que se caracteriza por su decoración funcional, su corta carta de productos “Hechos a Mano” (como índica el lema de este restaurante) y sus precios ajustados. La filosofía de este local es ofrecer a sus clientes un ambiente agradable donde se ofrezca cocina casera.Sus dueños, tres argentinos y un catalán, han conseguido crear una atmosfera donde el cliente se siente como en casa.

Los comensales pueden encontrar en su carta (escrita a mano) una cocina sin pretensiones donde se nota el toque argentino….así os recomendamos pedir sus empanadas, la hamburguesa (deliciosa por cierto) ó la tosta de salmón entre otras de los ricos platos que pueblan el menu de este restaurante.

Todo un descubrimiento este coqueto restaurante, que se ha convertido en uno de los imprescindibles de la zona.

La guía del sibarita